Autor Tema: Mi experiencia en el II ECO Rallye Bilbao Petronor – Regularidad desde cero  (Leído 1117 veces)

pablo_fil

  • Nuevo
  • *
  • Mensajes: 1
  • Puntos positivos: 0
    • Ver Perfil
¡Muy buenas a tod@s! Pues sí, yo fui uno de los afortunados que se llevaron la participación en el II ECO Rallye Bilbao Petronor. Os quiero transmitir con este post cómo fue la experiencia y qué es un rallye de regularidad ECO, que seguro que muchos desconocéis.

Lo primero me presento, soy Pablo, cochero de toda la vida. Por cosas de la vida he acabado con un Hyundai IONIQ EV de 38.3 kWh y por eso estoy aquí. Después de llevar casi un año con el coche eléctrico estaba encantado con su comportamiento en mi día a día, pero sentía que le faltaba algo de diversión… hasta hace unas semanas. Me equivocaba.

Mi copiloto y pareja es Sonia, que aguanta con resignación cristiana mis cosas de coches, y está aún más convencida que yo del coche eléctrico. Todo un cerebrito, y siendo los dos ingenieros, el rally prometía estar envuelto en datos.

************************************
Breve descripción Eco-Rallye
************************************
La aventura comenzaba con un correo que nos indicaba que nos había tocado el sorteo. Junto a este, un roadbook de muestra para que viéramos cómo son las instrucciones que se siguen en un rallye de este tipo. El roadbook, libro de ruta o rutómetro, es un libro en el cual se indica el itinerario a seguir mediante unas viñetas, anotaciones, distancias y velocidades. Mucha información de golpe, pero es la necesaria para poder competir en un rallye de regularidad. Aquí podéis ver una foto de los roadbook con algunas indicaciones.


Un rallye de regularidad se diferencia principalmente en tres aspectos de un rallye de velocidad.
  • No gana quien es el más rápido, sino quien completa el recorrido más ajustado al tiempo objetivo proporcionado por la organización. Las velocidades de circulación son siempre inferiores a 50 km/h. Ejemplo de medias del primer tramo cronometrado:

    Las carreteras no están cerradas al público, lo cual añade un punto más de incertidumbre.
    Son mucho más baratos. El coche no necesita preparación, de hecho, nosotros competimos con nuestro propio coche, con sus Michelin Energy Saver y todo igual que voy al trabajo a diario.
Además, hay que sumarle una dificultad añadida, que es la parte ECO. Hay que tratar de completar el recorrido en el tiempo indicado por la organización consumiendo la menor cantidad de energía posible.

Entonces… ¿esto se trata de ir despacito? Pues… rotundamente NO. La organización se ha currado unas carreteras impresionantes, estrechitas algunas y llenas de curvas y horquillas todas, donde mantener el ritmo de esos 50 km/h de máximo era en ocasiones muy muy complicado y exigente. Además, no vale ir muy despacio en las curvas y zurrándole en las rectas, porque además de perjudicar el consumo, el rally está continuamente monitorizado por GPS y hay puntos de control de tiempo secretos. En esos puntos de control se mide la desviación con respecto al tiempo objetivo, y también se va penalizando. El ganador de cada tramo cronometrado es el que menos puntos de penalización reciba. Por cada décima de segundo que vayamos desviados con el tiempo objetivo, se nos dará un punto. Sí, sí, décimas de segundo, a ese nivel corren los top del campeonato. Posteriormente, y en base a criterios siempre relacionados con la energía consumida, se elabora otra clasificación, y sumando los puestos de ambas y reordenando se obtiene la clasificación final.

************************************
Entrenamientos
************************************
Somos una pareja muy competitiva y nos gusta preparar muy bien todo aquello que hacemos y participamos. Por eso en primer lugar vi unos videos de mi amigo Metxasport de curso de regularidad básico para tomar unas primeras nociones. Os dejo unos ENLACES a esos videos. Tuve la suerte además que me prestó un roadbook de un Rally Clásico de Vitoria con el que mi copiloto y yo fuimos a entrenar una semana antes de presentarnos en Bilbao. Tras explicarle cómo debía leer las instrucciones y en qué se debe fijar, nos dirigimos a entrenar. Nuestro instrumento de navegación de regularidad ha sido el Rabbit, una aplicación que se alimenta de datos de una sonda (ya sea el GPS del móvil o uno externo o una sonda inductiva fijada a la rueda) para calcular la distancia recorrida. Además, tiene un reloj que sincronizas con el de la organización del rally, por lo que sabe en qué punto deberías estar y en cuál estás. Con esa diferencia, te dice mediante una barra de color y unos números si tienes que acelerar o frenar para mantener la regularidad. Yo además había hecho la calibración del velocímetro de mi coche, que hasta 50 km/h, la velocidad indicada siempre era 3 km/h más baja de la real.

Definitivamente ese rallye no era para eléctricos, pues había pistas sin asfaltar y yo iba sufriendo a cada piedra que golpeaba los bajos del coche, ouch, ouch, ouch. Fue un entrenamiento durillo, hicimos tres tramos con sus enlaces, y nos sirvieron para darnos cuenta de lo más importante:
¡NO TE PIERDAS!
En dos cruces nos perdimos, perdiendo en uno 2 minutos y en el otro 5. Tiempo irrecuperable en tramos de una duración de 20-30 minutos de media. Y todo por el maldito Izquierda-Derecha. Sí, algo que se aprende en preescolar, pues así seguimos  ;D ;D


************************************
La carrera
************************************
Nos presentamos el viernes en Bilbao más perdidos que un pulpo en un garaje, menos mal que allí toda la organización se mostró muy amable y nos ayudaron con las verificaciones administrativas y técnicas. Primero las administrativas, cuatro papeleos y te entregan los adhesivos oficiales del rallye, que hay que colocar antes de las verificaciones técnicas. Entre unas y otras, fuimos a hacer el tramo de calibración, que estaba por la zona de Artxanda y sirve para ajustar los instrumentos de medida a los instrumentos de medida de la organización. En nuestro caso el GPS.  Luego veremos que esto nos jugó una mala pasada. Después llegamos al parque cerrado y pasamos las verificaciones técnicas, presiones, peso, bastidor... ahí te vas dando cuenta de que es un rallye con un nivel interesante. Una foto durante el pesaje:
 
¿Qué os parece? Además, aquí ya estaban puestos los vinilos de AUVE e IBIL, nuestros patrocinadores. Impresionante el diseño, le iba a la estética del coche muchísimo, y dio mucha pena quitarlos. (dato gracioso: pusimos las pegatinas del dorsal lateral 55 cambiadas una puerta con la otra, luego lo corregimos)

Ya con el coche en parque cerrado, recarga hasta el 100% para empezar todos igual y poder luego contabilizar con precisión el consumo de cada coche. Tras unas horas, comienzan los coches a salir uno a uno por el pódium del evento, un momento increíble. Aquí una foto del AUVE-IBIL Team, con nuestros compañeros Martín y Natacha con los que formamos un buen equipo y fuimos compartiendo vivencias y lo que aprendíamos a lo largo del rallye. Nos ayudaron mucho a divertirnos así que ¡¡gracias!!

Y llegaba el primer enlace y primer tramo, y a su vez los primeros problemas. Viernes. 18:00. Bilbao. Y el mundo empezó a arder 🔥🔥🔥🔥 😆😆😆😆. Un atasco elegante y nosotros sin saber muy bien si teníamos que correr más para llegar al inicio del tramo o podíamos ir despacio para ahorrar energía... Primera vez yendo más lento que el tráfico, la verdad da un poco de miedo. Yo soy una persona muy contraria a alargar la autonomía en vías de alta capacidad reduciendo la velocidad por la posibilidad de alcances que genera, y en los enlaces por estos tipos de carretera las iba pasando canutas. Finalmente llegamos dos minutos tarde a nuestra salida, por lo que algo penalizaríamos, pero en nuestro nivel de precisión con GPS no era algo muy importante.

El viernes fueron tres tramos que fueron pasando y mi copiloto y yo íbamos descubriendo cómo queríamos comunicarnos, cuándo necesitábamos o no información... un ejercicio de pareja súper interesante, próximamente en los mejores terapeutas. Mi copi y yo sellamos la confianza absoluta cuando había un desvío que no parecía que pudiera ser lo tomamos bien:
    S: 100 metros a la derecha con carteles, por allí
    (desvío de la carretera principal en rasante, no parecía para nada una buena alternativa)
    P: ¿Segura? No parece que sea una carr...
    S: Derecha, ¡ya!
    (Giro hacia el abismo XD)
    P: Vamos, vamos, busca mojón de carretera y confirmamos.
    S: ¡confirmado, vamos bien!
Poco a poco se fue echando la noche y llegamos de nuevo al parque cerrado en el Guggenheim (qué bien hacen las cosas los de Bilbao). Fotos de ese día:



Por cierto, acabamos 24 de la general (52 en el campeonato de la FIA), así que ya estábamos que lo tirábamos. Impresionante para unos novatos como nosotros. A dormir bien y mañana más.

A la mañana siguiente la acción comenzaba temprano, y nos enfrentábamos a la segunda etapa de este rallye, con tres tramos y siendo uno de ellos, el número 6, muy largo. Subimos a la posición 22 tras los dos primeros tramos, super bonitos y más complicados técnicamente que el día anterior. Además, esta vez nos acercamos a la zona de las encartaciones, que particularmente me encanta. Las fotos lo confirman:



¡La segunda llevo hasta velocidad y todo! Una lástima que las fotos fueran en sitios con poca aceleración lateral, porque había curvas en las que no levantaba la patita porque el coche pesa como un demonio, si no, seguro. Aun así, estas dos fotos son de catálogo de Hyundai. Si no me fichan en equipo oficial después de esto yo ya no sé... 🤣

Y aquí vino nuestro momento de ambición y masoquismo, único error remarcable del rallye. Íbamos como digo con el GPS y el Rabbit, y mi copiloto tenía que ir haciendo bastantes correcciones para ajustarnos a los metros que decía el roadbook (que son los que importan). ¿Recordáis que hicimos la calibración? Pues yo, tonto de mí, decidí que seguramente esa calibración, que era prácticamente la del GPS por defecto, estaría peor, y que igual sería buena idea cambiar a la original. En el tramo más largo. 31 km. 54 minutos. TONTOOOOOOO. Mi pobre copiloto haciendo unas recalibraciones tras las cuales el Rabbit me decía que iba 10 segundos por detrás de lo que debería. Súper agotador, y por primer momento sentimos algo de frustración, pero no nos íbamos a venir abajo. Penalizamos como 4 veces más de lo que penalizamos de media en cualquier otro tramo. La suerte que tuvimos es que, al comprobar la clasificación nos mantuvimos en posición, aunque los de arriba se nos escapaban. La liamos, pero fue por mejorar, así que estábamos contentos igual.

Recarga y a por los últimos tres tramos, los dos primeros anocheciendo y sin mucho problema, divertidos como todos y manteniendo la posición, esta vez por la zona entre Bizkaia y Cantabria, y entre medio paradita en la Petronor de Ugaldebieta para recargar todos los vehículos 6 kWh de energía en los cargadores ultrarrápidos que tienen allí instalados. Aquí una foto de la flota esperando el turno. Mientras se hacían la carga rápida, los técnicos de IBIL estaban recopilando información de las curvas de carga de cada coche, algo que sin duda será muy importante para el desarrollo de las infraestructuras de carga que se han de implantar en los próximos años. Hicieron un trabajo impresionante con la logística para cargar ni más ni menos que 52 vehículos 100% eléctricos + los híbridos enchufables. ¡¡Enhorabuena!!

Cenita en la estación y último tramo. Ya de noche cerrada, vendaval y cayendo 4 gotas aisladas, las 11 o algo así si no recuerdo mal, y además cortito, de 17 km. Mi copiloto y yo, pensando que sería un trámite... ¡¡¡JA!!! ¡El mejor tramos del rallye sin duda! ¡El que más nos hizo sentirnos pilotos de rallye! ¡Las Muñecas!

El tramo lo podríamos dividir en dos, la primera parte la estrechita, y la segunda la rápida. Dos subidas y dos bajadas. Aquí tenéis el perfil:

Y la primera parte, estamos hablando de que la carretera era... ESTO:

Y en ese mismo estado, con hojas, algo de humedad, viento... Todas las luces dadas y rezando porque no viniese otro coche en dirección contraria, por suerte al ser de noche se verían primero las luces, pero nos harían frenar muchísimo. Algunas de estas horquillas en bajada, especialmente las que eran a derechas, las hacía completamente a ciegas y le iba pidiendo a mi copiloto que mirase al interior con el frontal que llevaba por si veía piedras, porque yo me iba abriendo al máximo y cerrando la curva de golpe, porque tenían muchísima pendiente. Además, se dio una situación que no se había dado en todo el rallye. Teníamos un acuerdo de que, si me desviaba del tiempo más de dos segundos, ella me avisase. Iba a tope para mantener la media, mi copiloto me avisó y le dije que silencio. Prácticamente en todas las curvas el ESP volviéndose loco, y eso que estaba tratando de hacerlas lo más picudas posibles para minimizar el apoyo lateral a un único instante. Y tras terminar esa primera subida y bajada, vino el tramo del puerto de las muñecas propiamente y ahí sí que disfruté como un niño, y a mi copiloto no le hizo falta decirme nada porque estaba tan concentrado, asfalto bueno, confianza con el coche extendida tras el sector anterior... íbamos fluyendo y perfectos con el tiempo. Los gritos de liberar tensión tras hacerlo tan bien fueron brutales. Llegamos a parque cerrado y ya con la parte de regularidad terminada, éramos posición 21. IN-CRE-ÍBLE. A dormir y a esperar los resultados de eficiencia tras completar las recargas y dejar el coche al 100%.

22º en la FIA E-RALLY REGULARITY CUP

21º en la RFEDA CAMPEONATO DE ESPAÑA DE ENERGÍAS ALTERNATIVAS

El domingo la competición estaba fuera del campeonato, y se trataba de la Copa 30, un recorrido también con libro de ruta, pero por el interior de Bilbao, con el tráfico normal y la limitación de velocidad a 30, km/h, con penalizaciones si se superaba la velocidad en un 10% (3km/h). El objetivo era completar el recorrido en una horquilla de tiempo determinada y gastar la menor cantidad de energía. Aquí no iba a haber ponderaciones de nada. El que menos kWh gaste, gana. Sabíamos, por los datos de eficiencia del Hyundai IONIQ que esta podría ser una gran prueba para nosotros. El tramo fue muy divertido, sorteando tráfico, gastando lo menos posible, sufriendo al ver un semáforo ponerse en rojo... Perdón al resto de circulación de Bilbao, pero técnicamente esa es a la velocidad que tenéis que ir.... XD XD

No ganamos, pero quedamos quintos, lo cual está muy bien tras haber consumido en 11.73 km tan solo 1.253 kWh, lo que da una media de 10.7 kWh/100km. Impresionante, pero es que los competidores con el Seat Mii consumieron tan solo ¡¡¡¡0.751 kWh!!!! La locura, el peso del coche los catapultó al éxito, al igual que al Dacia Spring, que se coló delante nuestro. Mi enhorabuena a los ganadores.

Y bueno, ya llegaba el momento de conocer la clasificación de la eficiencia. Yo esperaba mejorar algunos puestos, ya que me considero un conductor que sabe aprovechar muy bien la inercia del coche y llevo muchos km a la espalda (y otros tantos llegando en reservísima a la gasolinera antes de tener el eléctrico). Y el resultado de la clasificación de eficiencia fue....

10º en la FIA E-RALLY REGULARITY CUP

4º en la RFEDA CAMPEONATO DE ESPAÑA DE ENERGÍAS ALTERNATIVAS

Una auténtica locura, y viendo los datos de consumo, fuimos los que menos gastamos de todos, aunque el peso del coche o el consumo homologado hizo que otros participantes nos superasen. Y ahora viene cuando la matan, combinando los resultados de las clasificaciones, nuestra posición final ha sido:

10º en la FIA E-RALLY REGULARITY CUP

8º en la RFEDA CAMPEONATO DE ESPAÑA DE ENERGÍAS ALTERNATIVAS


¡¡¡Hemos puntuado en ambos campeonatos!!! La alegría del momento no la puedo describir. Soy cochero de toda la vida, viendo carreras desde los 11 años, F1, Rallyes, he tenido temporadas de tragarme de todo, WTCC, DTM... y ahora llegar y conseguir puntos en un campeonato mundial y nacional!!

Creo que voy terminando el post porque al ritmo que voy, mi TFG se va a quedar corto en comparación. MIL MILLONES DE GRACIAS a Aitor de IBIL por su asistencia antes y durante el evento y el patrocinio, a AUVE por la inscripción y poder llevar vuestro nombre por la carretera. También a nuestros compañeros del equipo AUVE-IBIL por amenizarnos muchas esperas.

A todos los que hayáis leído este post, si se vuelve a sortear esto, apuntaos, es una experiencia increíble que seguro nos hará repetir, ya sea en modalidad eco o clásicos.

ForoEV, pioneros de la movilidad electrica